Música para el ofertorio en bodas religiosas.

Música para el ofertorio.

A partir de aquí empieza la misa propiamente dicha. Comenzamos a tocar tras las peticiones, también llamadas preces, normalmente efectuadas por familiares y amigos íntimos de los novios. El sacerdote ofrece a Dios el pan y el vino antes de consagrarlos. Por este motivo, la música para el ofertorio debe tener las siguientes características:

  • Debe ser recogida y lenta.
  • Si es posible, de carácter religioso. Entre nuestras propuestas, los Ave María de Shubert, Bach-Gounod o Vavilov (atribuida erróneamente a Caccini) son alternativas perfectas.
  • Debe ser tocada con una intensidad adecuada. En algunas ocasiones, el sacerdote decide hablar en voz alta a lo largo de esta fase, motivo por el que una agrupación de cuerda es la formación musical más apropiada ya que podemos graduar el volumen para ajustarlo adecuadamente a la voz del cura.

 

Entre las obras que ofrecemos, las más adecuadas son las siguientes:

Ave María, de Schubert.

Se trata de un lied compuesto como un arreglo de la canción popular del poema épico “La dama del lago” de Walter Scott. La traducción del alemán al español de esta famosa obra es la siguiente:

¡Ave María! Virgen piadosa,
¡Escucha el ruego de una doncella!
Desde esta roca rígida y salvaje,
Mi oración llegará a ti.
Dormiremos protegidos hasta la mañana,
Aun si los hombres son tan crueles.
Oh Virgen, Mira las penas de una doncella,
¡Oh Madre!, escucha a tu hija suplicante!
¡Ave María!
¡Ave María! ¡Inmaculada!
Cuando sobre estas piedras caigamos
En sueño, y tú nos protejas bajo tu manto
Las duras rocas nos parecerán suaves.
Sonríes, y el aroma de las rosas flota
Sobre este abismo sin aire,
Oh Madre, escucha la suplica de tus hijos,
¡Oh Virgen, una doncella te llama!
¡Ave María!
¡Ave María! ¡Servidora pura!
Los demonios de la tierra y el aire,
De tus ojos huyen,
No pueden vivir aquí con nosotros,
Nos someteremos al tranquilo destino,
Porque tu consuelo sanador sopla sobre nosotros;
Esta doncella a ti piadosa se inclina,
La niña, que suplica por su padre.
¡Ave María!

 

 

Ave María, de Bach-Gounod

La pieza consiste en una melodía del compositor romántico francés Charles Gounod, especialmente diseñada para ser superpuesta sobre el Preludio nº 1 en do mayor, BWV 846, del Libro I de J. S. Bach, El clave bien temperado, escrito 137 años antes.

 

Air de la Suite en Re nº3, de Bach

 

Se trata de una de las obras más famosas de Bach, además de ser una del top ten de la música barroca.

 

 

Las fotos que aparecen en esta serie de artículos son cortesía de Paloma Baíllo, fotógrafa especializada en fotografía social y bodas. Esperamos que haya sido de ayuda nuestra selección de música para el ofertorio .

Continúa informándote sobre nuestra música para bodas >

Entrega de anillos y arras

Entrega de anillos y arras.

En esta fase, una de las más bonitas de la ceremonia en bodas, la música debe acompañar en todo momento lo que el sacerdote y los novios dicen. Para ello, es necesario que el volumen de la misma sea adecuado. Como somos profesores de cuerda, podemos graduar sin problemas la intensidad de la música, adaptándola a las circunstancias específicas de la entrega de anillos y arras:

  • tamaño de la iglesia.
  • megafonía si la hubiera.
  • duración de la entrega de anillos y arras, etc.

Dado que en este momento los protagonistas del enlace están hablando, es necesario que la música sea suave y melódica, de manera que sirva de “colchón” musical a sus palabras. En este enlace puedes ver una de las fórmulas más utilizadas para la entrega de anillos.

Las arras son 13 y también hay diversas teorías sobre la elección de este número. La más aceptada dice que son 13 arras por los 12 meses del año, más una adicional que se donará a las personas necesitadas.

Algunas agrupaciones ofrecen tocar justo tras el consentimiento, a modo de celebración tras el enlace, pero nuestra experiencia nos ha demostrado que es mejor no tocar en ese momento ya que queda extraño, fuera de contexto.

Entre las obras que ofrecemos, las más adecuadas son las siguientes:

Largo del invierno de las cuatro estaciones, de Vivaldi.

Antonio Vivaldi escribió cerca de 500 conciertos para diversos instrumentos, 220 de ellos dedicados al violín, instrumento del cual Antonio era un virtuoso. Cuatro de estos conciertos, pertenecientes a Il cimento dell’armonia e dell’inventione y reunidos en el Op. 8 (1725) escritos para violín solista, orquesta de cuerdas y clavecín, son los que se conocen con el nombre de Las cuatro estaciones.

En este movimiento, perteneciente a la estación invernal, Vivaldi quiso reflejar la caída de la lluvia sobre el suelo y  los canales de los tejados.

 

Arioso, de Bach

Deriva de la palabra aria, pieza musical creada para ser cantada por una voz solista sin coro, habitualmente con acompañamiento orquestal.

 

Meditación de Thais, de J. Massenet.

Thaïs es una ópera compuesta por Jules Massenet, basada en la novela Thais de Anatole France.

 

Intermezzo de Cavalleria Rusticana.

En español significa Nobleza rústica. Es un melodrama en un acto con música de Pietro Mascagni. La popularidad de esta obra, de gran emotividad, se vio enormemente reforzada por la inclusión de parte de una representación de la misma en la película El Padrino III, asimismo la obra representa el tema principal de la película de Martin Scorsese, Toro Salvaje. 

 

Las fotos que aparecen en esta serie de artículos son cortesía de Paloma Baíllo, fotógrafa especializada en fotografía social y bodas.

Continúa informándote sobre nuestra música para bodas >