Hallelujah (Aleluya), de Leonard Cohen

Una opción excelente que encaja perfectamente en el carácter de esta fase es nuestra versión para dúo de violín y violonchelo del Aleluya de Leonard Cohen.

Los sacerdotes suelen solicitar que la música durante esta fase sea breve, ya que la misa se detiene durante este momento. Por ello, algunos curas piden que la duración de la obra para el aleluya no sobrepase los dos minutos.

Esta canción, quizás una de las más famosas del cantautor canadiense, se basa en un texto bíblico que narra la relación amorosa entre el rey David y Betsabé. La versión que hizo Rufus Wainwright, retomada unos años después para la banda sonora de la película Shrek, hizo que se popularizara aún más, sobre todo entre el público más joven.

En el segundo video puedes escuchar la misma versión, pero interpretada en la iglesia parroquial de Chinchón. Su gran tamaño provoca que la reverberación del sonido haga que suene aún más espectacular.

Esta obra es muy adecuada para ceremonias religiosas , y durante las lecturas de familiares y amigos íntimos de los novios en ceremonias civiles.