Boda católica: estructura de la misa

Una boda católica puede ser con misa o sin misa. Ambas se parecen, pero en algunos casos los novios se deciden por la segunda opción para reducir su duración. Para ayudarles a comprender las distintas fases de una boda católica, hemos confeccionado un pequeño guion ilustrado mediante la siguiente infografía. No te preocupes, tras ella detallamos en qué consiste cada uno de las momentos:

Estructura de una boda católica

Fases de una boda católica por Agrupación Capricho. Música en bodas musicaenmiboda.es

 

Llegada y entrada en la iglesia

Lo habitual suele ser que el novio llegue a la iglesia una media hora antes del comienzo de la ceremonia; otras veces suelen venir juntos, si bien es cierto que es más habitual en ceremonias civiles. La recepción de invitados viene marcada por la climatología. Si hace bueno éstos apuran la entrada en la iglesia hasta poco antes de que se inicie la boda.

La llegada de la novia es espectacular. En lo que a la música se refiere, solicitamos al novio que acceda a la iglesia en cuanto vean aparecer el coche de ella. Así, los dos o tres minutos que invierte el fotógrafo en la novia, son ideales para que el novio acceda junto con la madrina hasta el altar. Con ello conseguimos que las entradas se sucedan, quedando perfectas. Es importante dejar reservados asientos en las dos primeras filas para los familiares directos de ambos.

Puedes ver nuestras propuestas de música para la entrada del novio y de la novia.

Bienvenida y liturgia de la palabra

Una vez que los novios han llegado al altar, el cura intercambia unas breves palabras de bienvenida para tranquilizarles. Da la bienvenida e invita a realizar las lecturas de la Biblia a las personas que los novios hayan designado, normalmente hermanos. Aquí pueden tener lugar dos combinaciones: lectura y salmo, o bien, lectura, salmo y segunda lectura. Es muy habitual que los novios escojan la de San Pablo a los Corintios sobre el significado del amor.

Un consejo importante: como no todos los invitados son practicantes de la fe católica, es interesante que “aleccionéis” a vuestros lectores sobre cómo realizar el Salmo. En algunas ocasiones no lo leen correctamente, por lo que queda una sensación extraña, de lectura inacabada. Un salmo se compone de cinco estrofas, y todas van precedidas de una oración que el lector lee, que es la que da título al salmo,  y los asistentes deben repetir. Para ello, el lector puede decir la palabra “Todos” para marcar su comienzo.

Evangelio y homilía

Tras las lecturas, el sacerdote lee un pasaje del Evangelio. A partir de aquí, dependiendo del ánimo del cura, del tiempo del que disponga, y sobre todo, de la relación que tenga con los novios, realizará una homilía más o menos personal. Ésta consiste en un sermón en el que tomando como referencia las lecturas de la Biblia, expone su discurso entremezclándolo a veces con experiencias personales de los novios e incluso, con vivencias propias.

Rito del matrimonio

Éste se divide en tres partes:

  • Monción: en ella el cura explica el significado de este sacramento, que curiosamente es el único en el que los ministros son los propios novios, y el sacerdote solo un testigo.
  • Escrutinio: donde los novios deben contestar afirmativamente a las tres preguntas que el cura realiza. Éstas son las siguientes:

▬ N. y N., ¿venís a contraer Matrimonio sin ser coaccionados, libre y voluntariamente?
R. Sí, venimos libremente.
▬ ¿Estáis decididos a amaros y respetaros mutuamente, siguiendo el modo de vida propio del Matrimonio, durante toda la vida?
R. Sí, estamos decididos.
▬ ¿Estáis dispuestos a recibir de Dios responsable y amorosamente los hijos, y a educarlos según la ley de Cristo y de su Iglesia?
R. Sí, estamos dispuestos.

  • Consentimiento: el momento más esperado por todos, el del “sí quiero”.

Entrega de anillos y arras

Para sellar el compromiso se utilizan los símbolos de los anillos y las arras. Los primeros simbolizan a través de su forma circular el amor que no tiene principio ni fin. Se colocan sobre el dedo anular de la mano izquierda de la pareja. Según los romanos este dedo estaba unido directamente al corazón.

Sobre las arras, se trata de trece monedas, de las que doce simbolizan los bienes recibidos a lo largo de cada uno de los meses del año, y la decimotercera sería la parte que el matrimonio debería donar a los necesitados. En algunas webs leerás que es el novio el que se las ofrece a la novia, como símbolo de su ayuda en el futuro, pero en todas las bodas a las que hemos asistido, se produce un intercambio entre ambos.

Eucaristía

A partir de aquí comienza la misa. En caso de que decidáis escoger una ceremonia sin ella, el cura sí oficiará la bendición de los esposos que puedes ver descrita más abajo.

  • Ofertorio: ofrenda del pan y el vino a Dios por el sacerdote.
  • Santo: normalmente entonado por el cura (o por una soprano en caso de que forme parte de la agrupación musical que contratéis). Es el famoso “Santo, Santo, Santo es el señor, Dios del universo , …. , Hossana en el cielo”.
  • Consagración: con las palabras y gestos de Cristo, se realiza el sacrificio que el mismo Cristo instituyó en la última Cena, cuando ofreció su Cuerpo y su Sangre y se lo dio a los Apóstoles en forma de comida y bebida, y les encargó extender el Evangelio.
  • Padrenuestro.

Bendición de los esposos

Esta fase tiene lugar siempre, independientemente de si tu ceremonia es con o sin misa. Los novios se arrodillan frente al altar, agachan la cabeza y el sacerdote mediante una imposición de manos, lee la bendición nupcial. En algunas ocasiones se usa un velo que pasando por encima de los hombros del novio y de la cabeza de la novia, sirve como símbolo para reforzar aún más la unión de los nuevos esposos.

Paz y comunión

  • En el rito de la Paz el sacerdote pide paz y unidad para la Iglesia y la Humanidad, y  los contrayentes e invitados se saludan.
  • Cordero de Dios: ritual previo a la comunión.
  • Comunión: en primer lugar comulga el cura, para luego ofrecérselo a los novios, padrinos e invitados que quieran comulgar.

Final de la ceremonia

El cura realiza la bendición final (a cada una de las tres fórmulas expresadas hay que responder con amén), y despide a los asistentes. Luego, invita a los novios y testigos a firmar el acta matrimonial. Normalmente suelen hacerlo en la sacristía, pero en otras ocasiones lo hacen encima del altar, o en una mesa destinada a ese fin. A partir de aquí los fotógrafos retoman el control de la boda :)

Si tienes alguna duda sobre las fases de una boda católica, puedes consultarnos a través de la pestaña “Contacto”.