Música para la entrada del novio. O son do ar.

Nuestra propuesta como música para la entrada del novio es O son do ar , que traducido al castellano significa “El sonido del aire”, en nuestra versión de este fantástico tema de Luar na lubre de 1988, para violín y violonchelo, es perfecta como música para esta fase.

Es conveniente coordinar ésta con la entrada de la novia, ya que de no hacerlo así la entrada del novio quedaría un poquito deslucida. Proponemos que él acceda a la iglesia cuando vea llegar a la novia; esos dos o tres minutos que el fotógrafo se tomará antes de entrar serán perfectos para que todo encaje.

En 1992 Mike Oldfield la incluyó con sus propios arreglos en su disco Voyager.

Esta obra es muy adecuada para ceremonias religiosas y ceremonias civiles como música para la entrada del novio.